Los pensamientos crean la realidad. Efectos cuánticos para la Paz


A propósito de los efectos cuánticos para la Paz que en SECREE proponemos, este maravilloso artículo nos presenta a Joe Dispenza, el neurocientífico más reconocido en el momento en el mundo y sus desarrollos sobre el poder de los seres humanos para crear y construir realidad cambiando "nuestros hábitos de ser los mismos de siempre".

Tomado de Portafolio.co

http://www.portafolio.co/portafolio-plus/los-pensamientos-crean-la-realidad

El poder de la mente contribuye a sucesos extraordinarios como los milagros. Podemos preparar al cuerpo para sentir nuevas experiencias antes de un evento deseado.


Los seres humanos tenemos una sofisticada maquinaria: el cerebro en coherencia con el corazón, y un infinito campo cuántico para comandar los grandes cambios que requiere el planeta en la actualidad, desde la paz mundial hasta optimizar la calidad de vida y crear la realidad que cada uno quiere, modificando los circuitos neurológicos del cerebro.

¿La fórmula? entrar a la mente inconsciente a través de un vacío para preparar al cuerpo a sentir nuevas experiencias antes del evento deseado, así la mente crea la realidad. Es más poderoso cuando se hace con sentimientos elevados y se conecta con algo más grande que uno mismo.

Lo dice Joe Dispenza, el neurocientífico más reconocido del momento en el mundo, en diálogo con Portafolio, quien pasó por Colombia y 27 países más con una guía para que quien quiera logre cambiar desde la manera de pensar, hasta desactivar enfermedades, equilibrar su mente, emociones, afectos, espíritu, incluso sus finanzas.

“Si logras sentir en el cuerpo como si ya hubiera ocurrido, la experiencia va a encontrarte y va a llegar de la manera más inesperada”, instó el científico.

Explicó que un solo pensamiento negativo estresa y alerta el cuerpo igual a como sufre un animal cuando es perseguido por un predador, mueve grandes cantidades de energía por una amenaza real o imaginaria. “La mayoría de la gente pasa el 70% del tiempo pensando en el peor escenario posible para cada situación”, indicó.

“La gente necesita noticias para producir químicos de ira, novelas para sentir drama, amigos para quejarse, al jefe para ser juzgado, a su exesposo para resentirse, redes sociales para estar inseguros. El estrés daña la meta congnición ubicada en el lóbulo frontal y altera el equilibrio”, dice. “Pero si en vez de reaccionar te detienes y observas, duermes el viejo ser. Neuroquímicamente, estás condicionando tu cuerpo hacia un nuevo estado del ser”, continúa.

Dispenza afirma que según sus pensamientos los seres humanos pueden enfermar o sanar porque “nuestra mente crea la realidad”. Explica en un lenguaje simple, de manera amorosa y cálida, por qué se dan tantos “milagros”, con nuevas formas de reconectar el cerebro para condicionar el cuerpo a cambios perdurables.

Narró el experimento con 550 personas, de las cuales conectaron a 50 a unos sensores GDVSputnik que miden la coherencia de las ondas del corazón, mientras las otras 500 les enviaban amor. Más del 80 por ciento se movieron en coherencia. Sus familias y conocidos también tuvieron coherencia del corazón al mismo tiempo aunque estaban lejos de allí.

“Cuando sientes frustración, tristeza, angustia, miedo, desesperación, ansiedad, depresión, ira o impaciencia el corazón se sale de ritmo, se vuelve incoherente, y, si sientes amor, aceptación, gratitud y compasión, tu corazón se hace muy coherente y organizado”, indicó.

“Cultivar una emoción noble eleva la energía alrededor del cuerpo hasta 90 metros produciendo un campo magnético medible”, afirmó.

Se requiere “romper el hábito de ser el mismo de siempre”. La psiconeuro-inmunología ha hallado que las 100 mil billones de neuronas, cada una con 10.000 a 40.000 conexiones tridimensionales, generan nuevas conexiones en el cerebro y al relacionarse crean una red neuronal, una pandilla de neuronas que disparan químicos formando un hábito, una habilidad o un comportamiento.

“En esa interacción una sola persona genera más impulsos eléctricos en su cerebro en un día que todos los celulares en el planeta. Si cada mañana amaneces sintiéndote de la misma manera y no puedes pensar superior a como sientes, estás viviendo en el pasado”, agregó.

Sostiene que si muchas personas se enfocan en lo mejor para todos, impactan la información del campo electromagnético del planeta, por lo cual “hay que empezar a cambiar la consciencia global”. Sus estudiantes formaron un grupo global que hizo su primera meditación con 4000 personas de 64 países vía internet por amor al mundo.

Están midiendo meditaciones por la paz que se relacionan con una baja en las tasas de crimen, violencia, guerra, terrorismo, accidentes, y mejoras en la economía.

Dispenza advierte que el cuerpo se va a rebelar y las células van a sabotear al cerebro pero la constancia le dará el poder al nuevo ser.

EL CEREBRO, GRABADORA DEL PASADO

“La personalidad es un programa, un software almacenado en las células compuesto por millones de pensamientos que se repiten todo el tiempo, que generan las mismas emociones, comportamientos y crean hábitos. El 90% de lo que pensamos en un día es igual al día anterior. El cerebro es una grabadora del pasado. Si creas nuevos pensamientos que conduzcan a otras emociones y experiencias, eso es evolución”, puntualizó Dispenza. “Si quieres cambiar debes volverte consciente de tus pensamientos inconscientes, darte cuenta de tus hábitos automáticos, de cómo te sientes cada día. La mejor manera de predecir tu futuro es crearlo como quieres”, agregó.

#cuántica #pazcuántica

Recent Posts
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Carrera 19b # 84 - 85 

Bogotá, Colombia 

Llámenos:

320.8268631 | 316.2211126

© 2020 by SE CREE - Servicios creativos especializados S.A.S. 

 All rights reserved.